Páginas

jueves, 16 de octubre de 2014

AIKIDO Y VIDA COTIDIANA

Cuando en una pausa del entrenamiento, el profesor recomienda la aplicación de los principios del   Aikido a todos los momentos de la vida cotidiana, ¿a qué principios se refiere?  ¿Cómo se practica este arte en el trabajo, el hogar, la calle, etc.?

La mayor parte de nuestras dificultades y conflictos no se presentan como enfrentamientos físicos,  sino como factores  psicológicos desestabilizadores, para cuya solución no sirven las técnicas de  Aikido, pero si sus actitudes y principios.

Ponemos en práctica los principios Aiki cuando:

Sabemos estar presentes en lo que hacemos instante tras instante.
Tomamos todas las circunstancias buenas o malas como una ocasión de entrenamiento.
Nos adaptamos  lo antes posible a todo lo que nos llega.
Expresamos  nuestros pensamientos, deseos, sentimientos, opiniones con sinceridad sin molestar ni ofender a nadie.

Hacemos posible la paz en nuestro entorno, evitando enfados y desavenencias.
No devolviendo  “faena” por “faena”,  y perdonando al que me ha causado algún perjuicio.
Procuro fluir con la vida sin oponer resistencias inútiles.
Escucho con atención y respeto a los demás, sobre todo a los que no piensan ni opinan como yo.


Rechazo alimentar odio, rencor y deseos de venganza
Evito en mi conducta todo tipo de violencia.
Me enfrento a las dificultades, o  al infortunio con valor y serenidad.
Trato a todas las personas como me gusta que me traten a mí.
Observo la realidad  de cada situación sin  prejuicios.
Rechazo el “todo vale”  para conseguir mis objetivos en la vida ordinaria.
Supero  el egoísmo, ayudando  siempre que puedo  a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario