Páginas

viernes, 13 de julio de 2018

EDUCACION del BUDO

Toda la educación del BUDO pretende ser una senda por la que el practicante camina hasta llegar al "no-ego". Pero... ¿qué es el no-ego?

Es la forma de ser de aquella persona que ha sabido liberarse de los defectos y que se comporta con gentileza, respeto, bondad, compresión, tolerancia, generosidad, coraje, rectitud, etc...

sábado, 7 de julio de 2018

La ADAPTABILIDAD; HEN-O


Conviene ejercitar la capacidad de adaptarse a las acciones cambiantes del oponente, tanto de su cuerpo como de su estado anímico y descubrir la posibilidad de utilizarlas a nuestro favor.

Saber adaptarse a lo que llega, exige permanecer disponible y alerta permanentemente.

Cada acción de Uke lleva implicito el "germen del cambio" y también la de Tori para que sepa cambiar la dirección de la misma tan pronto como se produce una reacción esperada o no.

martes, 3 de julio de 2018

Los 100 LIBROS de la AIKIDOTECA


Después de algo más de dos años desde su inauguración, la Aikidoteca, una biblioteca sobre el Aikido y artes marciales en general, ya consigue albergar entre sus estanterías un centenar de libros. Según declaró Miguel Ángel, el fundador de esta singular idea… “El objetivo de la Aikidoteca es la divulgación del Aikido y el mundo que lo rodea, por medio de libros y vídeos en formato original. Dentro de la colección se encuentran, valoran y respetan varias disciplinas marciales, pero sobre todo aquellas que tienen como principio la formación holística de las personas”.

Las normas de su admisión y funcionamiento son sencillas: “Cualquier practicante o amante del Budo puede tener acceso a la biblioteca donando un libro o vídeo que no se encuentre en nuestro catálogo. El tiempo de préstamo es muy similar al que se da en cualquier biblioteca: una semana para los vídeos, ya sean técnicos o películas, y un mes para los libros”.

Miguel Ángel saludando a Pablo Nalda Gimeno, por la donación de su libro publicado y escrito junto con su hermana Natalia, que contribuyen al crecimiento de la biblioteca celebrando así su libro número cien. Su título; Coaching Samurai.

La tarde se acorta pese al calor sofocante del verano, al escuchar el entusiasmo que imprime en sus palabras Miguel Ángel…”Es importante apuntar que nuestra Aikidoteca también recoge otros apartados como historia y literatura japonesa, zen, educación física, otras disciplinas marciales, salud... y entre el material audiovisual podemos encontrar desde documentales técnicos de Aikido o Iaido, hasta películas japonesas. Su préstamo se basa en la confianza mutua, es decir, en el auto préstamo. Cada socio tramita personalmente la salida y recogida del artículo seleccionado, y el material se cuida y devuelve en las mismas condiciones que sale de sus estanterías. La filosofía de este proyecto se basa en compartir conocimientos, sin barreras económicas o sociales para intentar hacer de éste, siguiendo la intención principal del fundador del Aikido Morihei Ueshiba, un mundo mejor”.

¿Algo más que añadir
“Estamos en la capital del viento, Zaragoza, en el Open Sport Club c/ Batalla de Almansa nº 9. Y tenemos un mail de contacto: aikidoteca@gmail.com. Os esperamos con las puertas abiertas. 
¡Salud y suerte en el camino!

Muchas gracias, Miguel Ángel y hasta siempre. 
Las artes marciales están de enhorabuena con iniciativas tan prácticas y originales.

jueves, 28 de junio de 2018

El AIKIDO en mi VIDA, por Rafael Hidalgo


Me pide AIKI CONTROL unas líneas a propósito de la aplicabilidad del aikido en mi vida cotidiana, y la verdad es que no sabría contestar a esa pregunta a no ser que la tome desde un ángulo distinto, a saber: qué me aporta practicar aikido.

Empezaré reconociendo que técnicamente no tengo lagunas sino mares. Empiezo la clase con el cansancio acumulado del día, a menudo estoy realmente agotado, pero enseguida se dispara mi entusiasmo que saca fuerzas de flaqueza. Al finalizar he de reconocer que sólo la generosidad del uke me ha permitido realizar algo que se quiere parecer al aikido.

El ikkyo, técnica básica para el examen de cinturón amarillo, se me resiste. La distancia se me resiste. Conservar el centro se me resiste. Desplazar al uke se me resiste. Marcar un atemi verosímil sin interrumpir el dinamismo del movimiento se me resiste. Mantener una actitud serena ante un ataque contundente se me resiste. ¿Y la respiración? ¿Y los desplazamientos y equilibrio en suwari waza? ¿Y mantener la atención a lo largo de la modesta hora que dura la clase? Se me resisten. Tantos años de práctica y sólo me hace falta practicar con un novato para constatar mi incapacidad frente a un ser indócil y rígido que no se presta a dejarse llevar como Ginger Royers.

Y sin embargo… Pese a todo lo dicho el aikido es una isla de felicidad. Disfruto como un niño con esa danza que busca coordinar dos cuerpos disputando un combate, con giros, agarres, proyecciones. Los problemas quedan en el vestuario pues cada técnica obliga a poner la atención íntegra en ella, cuerpo y mente al servicio de un único movimiento. Y donde el desorden de la vida imperaba surge la armonía.

Luego están esos raros momentos en que una técnica sale redonda, y uno siente que la Fortuna ha querido rozarle con la yema de sus dedos para insuflarle su aliento.

¿Qué es el aikido para mí? Es un oxímoron, el reposo del guerrero al que se llega por la acción; la isla de paz después de un día agotador que se basa en combatir, en vencerse, en volver a lo primario: el movimiento, la respiración, la atención en un sólo punto sin perder de vista todo. Eso y unas cuantas cosas es el aikido en mi vida.

martes, 26 de junio de 2018

AIKIDO ¿¡ MAS ó MENOS!?


A muchos aikidokas nos preocupa, en nuestra práctica, la eficacia y la corrección de las técnicas y olvidamos que estas se basan en el dominio de acciones básicas a lo largo del entrenamiento, tales como:

MAS 
Sentir de uke la dirección , la energía,…
Silencio y escucha al prójimo.
Acepto a mi uke, su manera de atacar, de caer,…
Hacer (con tu práctica) e investigar.
Apreciar y agradecer.
Confianza en ti  y en los demás.

MENOS
Pensar en otras cosas ajenas a la clase.
Hablar (para evitar distracciones).
Juzgar a mi uke por su falta de colaboración en el movimiento.
     Mirar que hacen otros (opinando si lo hacen bien o mal).
     Quejarte y molestarte.
     Temor de ti y de los demás.


No olvidemos que los movimientos de Aikido son sencillos y en ocasiones es nuestro comportamiento el que dificulta a través de nuestra mente y nuestro cuerpo la coordinación, la fluidez y la estabilidad/simplicidad de los mismos.

domingo, 24 de junio de 2018

ENTUSIASTAS de los SABADOS; IAIDO / BU JUTSU

Entusiastas de:
la mejora
el progreso
la concentración
la interiorización
la repetición del gesto...

...entre amigos
...con buenos profesores

POST para esta SEMANA:

Martes 26; Aikido, ¿mas o menos?
Jueves 28; El Aikido en mi vida, por Rafael Hidalgo