Páginas

domingo, 19 de febrero de 2017

SABER ENSEÑAR


Saber enseñar es más que transmitir conocimientos, el maestro o el profesor también transmite valores, actitudes, principios, motivación y educación, y también enseña a desaprender aquello que ya no es válido aunque lo hayamos hecho toda la vida.

Un maestro con magia se esfuerza en impartir una clase bien preparada a la que valga la pena acudir, y en la que  los alumnos  participen de estas tres maneras:


Escuchen, y se asombren, se interroguen, se motiven.
Piensen y se hagan nuevas preguntas.
Respondan y lleven lo aprendido a sus actos.

viernes, 10 de febrero de 2017

AIKIDO Y VIDA COTIDIANA


Cuando en una pausa del entrenamiento, el profesor recomienda la aplicación de los principios del Aikido a todos los momentos de la vida cotidiana,..

¿A qué principios se refiere?
¿Cómo se practica este arte en el trabajo, el hogar, la calle, etc.?

La mayor parte de nuestras dificultades y conflictos no se presentan como enfrentamientos físicos, sino como factores psicológicos desestabilizadores, para cuya solución no sirven las técnicas de Aikido, pero si sus actitudes y principios.


Ponemos en práctica los principios Aiki cuando:

Sabemos estar presentes en lo que hacemos instante tras instante.
Tomamos todas las circunstancias buenas o malas como una ocasión de entrenamiento.
Nos adaptamos lo antes posible a todo lo que nos llega.
Expresamos nuestros pensamientos, deseos, sentimientos, opiniones con sinceridad sin molestar ni ofender a nadie.
Hacemos posible la paz en nuestro entorno, evitando enfados y desavenencias.
No devolviendo “faena” por “faena”, y perdonando al que me ha causado algún perjuicio.
Procuro fluir con la vida sin oponer resistencias inútiles.
Escucho con atención y respeto a los demás, sobre todo a los que no piensan ni opinan como yo.
Rechazo alimentar odio, rencor y deseos de venganza.
Evito en mi conducta todo tipo de violencia.
Me enfrento a las dificultades, o al infortunio con valor y serenidad.
Trato a todas las personas como me gusta que me traten a mí.
Observo la realidad de cada situación sin prejuicios.
Rechazo el “todo vale” para conseguir mis objetivos en la vida ordinaria.
Supero el egoísmo, ayudando siempre que puedo a los demás.

domingo, 29 de enero de 2017

MAS ALLÁ DE LAS TECNICAS

Los más grandes expertos de todos los tiempos, en las diferentes artes marciales japonesas, coinciden en afirmar que las técnicas de combate sin el entrenamiento del espíritu, pierden gran parte de su eficacia.

Desde hace unas décadas y hasta hoy, hemos creído que el objetivo del Aikido es alcanzar un alto nivel de habilidad en la aplicación de dichas tretas de lucha, y es posible que una gran número de aikidokas se conformen con esa meta.

Cuando se ha practicado de manera ininterrumpida durante algunas décadas, empezamos a darnos cuenta que tiene que haber algo mas… y que los expertos que nos han precedido tenían razón cuando advertían que las técnicas solo son la herramienta que nos ayuda a descubrir otros mundos invisibles, pero no menos reales como son las actitudes, los principios y los valores del Budo, de mucha mayor utilidad y provecho para la vida cotidiana que las destrezas corporales de combate.

Un arte de paz como pretende ser el Aikido no puede ser enseñado como hace cincuenta  años, si quiere atraer a las personas  del siglo XXI tiene que admitir en sus programas los últimos conocimientos de las diferentes áreas del saber humano.

Uno de estos conocimientos que los samuráis ya practicaban a su manera, es la gestión de las emociones, y la asimilación de las actitudes más convenientes en cada momento de la vida.

En nuestro método Aiki-Control ya contemplamos desde hace tiempo, este estudio, al estructurar los contenidos de nuestras clases. Cada quince días el guión de entrenamiento sigue el hilo conductor en la teoría y en la práctica, acorde con la actitud y la emoción tratada, y esta forma de entrenar y descubrir otros horizontes, ha sido  aceptada con agrado por parte de los alumnos.


Seguimos buscando, descubriendo y adaptando todo aquello que contribuye a hacer mejor persona de cada aikidoka.

domingo, 22 de enero de 2017

EN BUSCA DEL SANTO GRIAL "AIKI"

Estas preguntas y reflexiones que nos hacemos nosotros, es posible que también se las hagan otros muchos aikidokas, veámos cuales son:

¿Es realmente provechoso entrenar Aikido tal como se hacía hace cincuenta años?

La práctica estereotipada un ataque, una defensa conocidas ambas acciones de antemano, ¿no resulta aburrida y monótona, cuando ya se han dedicado varios años a repetirla en clases, y cursillos…?

El entrenamiento exclusivamente técnico, ¿realmente es capaz de transformar y mejorar  la personalidad del aikidoka?

¿No resulta bastante pobre asistir a los Stages o cursillos de los grandes maestros actuales, y constatar que aparte de su gran habilidad técnica, solo aportan detalles referentes a la construcción secuencial de las técnicas, con escasa  o nula aportación en lo que toca a la formación integral (mental, psicológica, ética, etc.)?

En el ámbito nacional e internacional del Aikido, llama la atención la gran cantidad de cursos que se anuncian en todas partes, para  todos los meses del año, y abiertos a todos los niveles…¿En que nivel desempeñará el maestro de turno sus propuestas para que las puedan realizar los “Kyus”, y no defrauden  a los “Dan”?

¿Que buscan los aikidokas del siglo XXI?¿Qué expectativas y necesidades tienen? ¿Que clase de Aikido les va a enganchar para que  les ayude a mejorarse en todos los aspectos de su personalidad?, porque nosotros creemos que con el modelo de una técnica de ataque y una técnica defensiva por muy repetitiva que sea esta práctica, no cumple el objetivo de educación global del aikidoka, y menos aún la meta que pretendía  M. Ueshiba.


Sería lamentable que después de haber dedicado muchos años  a los entrenamientos de Aikido abandonásemos este camino un tanto frustrados por no haber encontrado aquello que nos motivó a iniciarlo.

miércoles, 11 de enero de 2017

AIKI CONTROL; Aprendizaje para situaciones difíciles

Mediante nuestro sistema tratamos de descubrir el modo de transformar las técnicas de combate –de raíces guerreras- en un procedimiento que  nos permita domesticar la violencia y cultivar las cualidades físicas, técnicas, mentales , psicológicas y éticas, con el fin de convertirnos en mejores personas, más útiles para nosotros mismos y para la sociedad.

Aiki control es el aprendizaje para comportarnos en situaciones difíciles, desde la mejor disposición anímica y corporal, confiando en los recursos  asimilados durante los entrenamientos.


La eficacia en la aplicación de las técnicas es  indispensable para lograr:
Una defensa eficaz
Mantener la confianza en si mismo
Conservar la  serenidad y el autocontrol
Disuadir al agresor de sus intenciones de ataque
Resolver el conflicto  sin violencia

Las técnicas de Aiki control son al mismo tiempo:
Habilidad y destreza técnica
Actitud de firmeza y respeto
Control emocional  e intencional
Oportunidad de entendimiento y cese de hostilidades